El enfoque diferencial apropiación para todos

El enfoque diferencial plantea en principio un escenario para la reflexión acerca de las diferencias que entre los miembros de las sociedades existen en temas y situaciones cómo:

  • el género,
  • la identidad,
  • a orientación e identidad sexual,
  • las raíces étnicas,
  • la edad,las habilidades diversas,
  • la discapacidad,
  • la privación de la libertad,
  • el desplazamiento forzoso,
  • el ejercicio de trabajos sexuales.

El punto de partida obligado para la reflexión que se propone desde la lógica de la atención diferencial debería centrarse en la identificación de las asimetrías que existen entre quienes tienen una o varias de las condiciones y/o situaciones (que generalmente son minoría), y quienes no.

Desafortunadamente, la historia reciente (y no tan reciente) de las sociedades latinoamericanas modernas nos ha demostrado la discriminación, exclusión y dominación (en temas, políticos, sociales, culturales y económicos) de las que son víctimas los grupos humanos que ostentan una o varias de la condiciones y/o situaciones listadas anteriormente. Es con lo anterior en mente que surge la necesidad de pensar en una estrategia que brinde una adecuada protección y atención de los derechos de la población, apoyando a las comunidades consideradas diferentes.

Se entiende, entonces el enfoque diferencial como una herramienta que permite reconocer a las poblaciones vulnerables ya sea por condiciones (género, edad, pertenencia étnica, discapacidad, orientación sexual, etc.) o por situaciones (desplazamiento forzado, líderes y lideresas), con el objetivo de conocer sus dinámicas y necesidades propias, para motivar la inclusión, la participación y la construcción de discursos.

En ese orden de ideas no se trata de ver la diferencia y tratarla diferente, se trata de reconocer la diferencia y buscar la igualdad (de condiciones, de oportunidades, de derechos, etc.). Con eso en mente es que Andired diseñó una gran estrategia lo suficientemente flexible y amplia, para que todas las comunidades sujetas de atención diferencial puedan sacarle el mayor provecho a las TIC, sintiéndose reconocidas, incluidas y con igualdad de derechos.